RUGBY INCLUSIVO Con la colaboración del CRUC


TODOS LOS VIERNES a las 17:45 Passeig del Pitort, 198 esq Av. Canal Olimpic – 08860

Reproducir vídeo

La comunidad del Rugby proporciona un programa de desarrollo del jugador a largo plazo (LTPD) para jugadores de todas las edades con una infraestructura que soporta las expectativas individuales de los jugadores y las ambiciones deportivas. Por lo tanto, los jugadores pueden jugar al rugby en forma pura por la diversión de hacerlo o, si así lo elijen, para desarrollar sus destrezas individuales y comprender los aspectos técnicos del juego desde el nivel básico hasta el nivel de elite.Sin embargo, el Rugby brinda más que solamente la oportunidad de practicar un ejercicio vigoroso; es un deporte con valores que desarrolla al jugador en un contexto social y moral. Los valores centrales del Rugby son:

INTEGRIDAD: La integridad es central para la estructura del Rugby y se genera mediante la honestidad y el juego limpio

PASIÓN: La gente del Rugby tiene un apasionado entusiasmo por el Juego. El Rugby genera entusiasmo, adhesión emocional y sentido de pertenencia a la Familia mundial del Rugby

SOLIDARIDAD: El Rugby proporciona un espíritu unificado que conduce a amistades que duran toda la vida, camaradería, trabajo en equipo y lealtad, que trascienden las diferencias culturales, geográficas, políticas y religioses.

A ésto hay que añadir la inclusión social. Atravéz de rugby inclusivo

DISCIPLINA: La disciplina es una parte integral del Juego tanto dentro como fuera de la cancha y está reflejada en la adhesión a las Leyes, Regulaciones y valores centrales del Rugby

RESPETO: El respeto por los compañeros, oponentes, árbitros de partidos y aquellos involucrados en el Juego es essencial.

COMPROMISO: Obligación contraida con un grupo de personas  para la realización de algo.

Desde hace ya 15 años , el Castelldefels Unión Rugby Club, viene trabajando en fomentar dichos valores.

Recientemente hemos incorporado la categoria de rugby inclusivo, ( habilitades mixtes ).

RUGBY INCLUSIVO:

INTRODUCCIÓN

El rugby es un deporte que pone en valor la diversidad de las personas porque todas tienen cabida y cada una aporta algo diferente que enriquecen el juego y las relaciones sociales que se establecen. No lo hace desde la perspectiva de lo que una persona no puede hacer sino desde las distintas capacidades que cada una aporta al grupo. Por eso defiende el derecho a la igualdad de oportunidades, el principio de la no segregación. Sin restricciones de acceso a la gran familia del rugby (todos iguales, todos diferentes) porque todos tenemos algo que aportar.

IMAS – International Mixed Ability Sports

PRÓLOGO

Desgraciadamente para las personas con diversidad funcional la reivindicación de la inclusión es una reivindicación cotidiana. Lo que es un derecho de todas las personas, para ellas es un camino lleno de obstáculos que a menudo se les niega en muchos ámbitos de su vida diaria.

No hay duda de que para las personas con discapacidad las cosas han cambiado. Y lo han hecho a mejor. Pero todavía queda mucho por hacer para conseguir su inclusión plena.

¿A DÓNDE VAMOS…?  CAMINO DE LA INCLUSIÓN Por eso, hablar de inclusión (aplicado al rugby o a cualquier otro ámbito de la vida) es algo muy diferente.

La inclusión da un giro radical. Un cambio cuyo punto de partida lo podemos situar en hace apenas una decena de años, cuando se aprueba en 2006 la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, que entró en vigor el 3 de mayo de 2008.

Supone reconocer a las personas con discapacidad como personas de pleno derecho. La inclusión deja de ser una limosna, un “favor” o un acto de misericordia para convertirse en un derecho ante el que los estados y, por tanto la sociedad, tiene la obligación de asumirla.

EL MODELO IMAS

Muchas personas todavía se ven forzadas a afrontar barreras para una plena participación en el deporte de base, a causa, por ejemplo, de las diferencias de habilidad, edad, género, experiencia, orientación sexual o escasa autoestima.

Participantes con distintos niveles de habilidades comparten su experiencia y aprendizaje a través de recursos educativos interactivos y accesibles para el entrenamiento. Esto crea ambientes deportivos seguros, acogedores e inclusivos.

El modelo Mixed Ability promueve actividades reguladas, frecuentes y sostenibles. Apoya la autodeterminación, promueve la pertenencia a los clubs deportivos y de base y favorece las oportunidades de inclusión social para todos.

Nuestra misión Incentivar la participación sostenible en el deporte, derribando barreras entre participantes con buena predisposición física y participantes con diversidad funcional, haciendo frente a la exclusión social y generando una evolución positiva a largo plazo. Desarrollaremos y pondremos en práctica un modelo de inclusión en el deporte, a través de clubes deportivos, involucrando a un amplio abanico de colaboradores, tales como organizaciones gubernamentales, patrocinadores deportivos locales, educadores, especialistas en derecho aplicado a las personas con dicapacidad y empresas externas.

Nuestra visión es la de cambiar radicalmente el modo de pensar, vivir y formar parte del deporte, creando una sociedad más igualitaria y más justa.

Nuestros valores Los valores que seguimos ayudan a respaldar el trabajo realizado. Creemos fielmente que en cierto modo todo el mundo experimenta algún tipo de discapacidad en su vida. Por ello, nos centramos en lo que las personas pueden hacer. Pensamos que separar a las personas por categorías acentúa los estigmas y difumina la realidad, mientras que la educación y la capacidad de involucrar a personas en mismo objetivo son claves para cambiar algunos de nuestros prejuicios y actitudes. El modelo Mixed Ability no significa “especial”, o adaptado, sino deporte para todos

El Modelo de Mixed Ability abarca la diversidad humana y ofrece las mismas oportunidades concretas a toda persona independientemente de su capacidad, favoreciendo la participación, el trabajo en equipo y el desarrollo personal y siendo miembros en igualdad de condiciones un club de base, luchando por alcanzar sus metas, desafiando los estereotipos y la ortodoxia del deporte ordinario. Para algunos, se trata de demostrar y compartir la pasión por el rugby, o por la inclusión; para otros se trata de adquirir nuevas habilidades y ser parte de una nueva familia. No importa, todas las personas somos parte del mismo equipo.

En nuestro Manifiesto, reconocemos que el deporte ordinario puede generar exclusión. IMAS es compatible con una democratización radical del deporte y la práctica del deporte en el mundo, dando a la gente el derecho a la inclusión sin ser identificados, separados, clasificados o etiquetados como especial, pero con las mismas reglas y un sentido compartido de propósito y de pertenencia.

IMAS ha desarrollado y compartido el modelo Mixed Ability en países como Italia, Inglaterra, España, y muchos clubes son los mejores ejemplos de ellos. Inicialmente, trabajando principalmente con personas adultas con diversidad funcional, involucrándolas en la creación de presentaciones y recursos accesibles.

Estamos orgullosos de trabajar en asociación con la  Federación italiana y española de Rugby a través del proyecto MIXAR con el apoyo de la Comisión Europea, para promover el rugby Mixed Ability en Italia y España y desarrollar recursos educativos que ayudarán a generar oportunidades sostenibles en el futuro. El rugby puede contar con valores increíbles como el trabajo en equipo, la pasión, la solidaridad, la disciplina y la integridad, y muchos clubes ya los representan en el mejor de los casos. Esperamos apoyar su trabajo a través de la afiliación a IMAS y la introducción a un movimiento global que combina derechos, deporte y educación.

A continuación, los elementos que se necesitan para formar un equipo:

JUGADORES

Un mínimo de 25 jugadores en la plantilla, aunque 30 sería un buen número para tener un grupo amplio. En cualquier caso, cuantos más, mejor. No tener que disputar la posesión en la melé propicia que no sea necesario especializar a ningún jugador, aumenta la seguridad física de todos y permite que los principiantes puedan integrarse en el juego sin comprometer su integridad física. Sería óptimo poder proporcionar cierta experiencia al equipo; sobre todo, en las posiciones de medios  (9 y 10).

Es importante que los jugadores de mayor nivel y experiencia entiendan que uno de los objetivos principales es conceder a personas con dificultades cognitivas la oportunidad de involucrarse y darse valor a sí mismos. La idea es establecer un equilibrio entre jugar bien e involucrar a todo el mundo. Hay que tener en cuenta que contar con demasiados jugadores de buen nivel puede inhibir a los demás y remarcar las diferencias entre unos y otros.

También hay que tener en cuenta que habrá quienes participen como parte de su trabajo relativo a discapacidad, ya que un cambio en las condiciones de trabajo puede implicar que no tengan el mismo nivel de compromiso.

CONTACTO

Si bien hay quienes pueden tener miedo o ser reacios al contacto, lo cierto es que este es uno de los elementos por los que se conoce el rugby. Cuando el equipo oponente pregunte con qué intensidad deben jugar, mi consejo es que traten de imaginar que han de jugar un partido amistoso en el que participan jugadores de menor edad. Además, sugiero quizás dejar cinco minutos para analizar a quién ‘deben’ placar. La confianza se puede adquirir a través de simulacros y experiencias progresivas. Con toda seguridad, habrá lesiones, incluyendo huesos rotos, pero tal y como ocurre con cualquier jugador de rugby, se considera una parte más del juego.

Tan importante como tener a un equipo contra el que jugar es hacer entender a ese rival lo que pretendemos lograr. No se trata tanto de ganar o perder, sino de jugar dentro de unos valores y una identidad. En el escenario óptimo, los jugadores deberían poder experimentar el éxito y el fracaso. Sin duda, el fracaso puede ser tan motivante como el éxito.

Según la experiencia de los Warriors, los equipos con cierta experiencia suelen aceptar el dejar a un lado sus intereses personales a fin de mejorar las vivencias de los demás, lo cual es particularmente relevante en los primeros partidos y proporciona una mayor diversión que si un equipo estuviese interesado únicamente en ganar. Nunca viene mal una pequeña charla con los equipos para confirmar esta premisa.

Si un equipo fuese claramente superior al otro y esto mermase el disfrute colectivo del juego, el equipo de mayor nivel podría considerar adoptar temporalmente a algunos de los jugadores menos hábiles del equipo contrario o probar a poner a varios de sus jugadores en posiciones más desconocidas para ellos.

Hay que tener presente dentro del campo que un equipo de rugby Mixed Ability  tiene una serie de objetivos más específicos. Equipo está centrado no solo en ganar, sino en desarrollar y poner en práctica las habilidades de las personas con mayor necesidad de apoyo. Estos objetivos deben estar coordinados y no abordarse por separado, por lo que requieren un equilibrio. Por todo ello, entrar a los rucks con métodos de la ‘vieja escuela’, hacer placajes sucios e intentar causar daño a otros jugadores no son elementos propios del Rugby Mixed Ability. Principalmente, el rugby se cimenta en el trabajo en equipo, el respeto y la diversión. Tiene también tradicionalmente un valor social que debe ser enfatizado, lo cual supone una vía más para integrarse y pertenecer a algo.

ENTRENAMIENTOS

Los jugadores con diversidad funcional tienen, por norma general, menos experiencia, y el porcentaje de jugadores de este tipo sin familiares o amigos que hayan jugado previamente es mayor. En parte por este motivo, he dedicado más tiempo a trabajar sobre las habilidades técnicas y tácticas propias del rugby que sobre el aspecto físico.

Los entrenamientos suelen estar enfocados por un lado a las destrezas individuales (placaje, pase, recepción…) y por otro a las habilidades colectivas (touches, rucks, defensa colectiva…).

También solemos incluir algunos talleres en los que haya contacto, sobre todo cuando contamos con jugadores nuevos. Algunos afrontan positivamente el contacto y otros suelen evitarlo, pero es importante que todos vayan ganando experiencia en este sentido.

No solemos entrenar más que movimientos simples durante los entrenamientos, salvo quizás a la hora de involucrar en el juego a los alas (que suelen ser jugadores con

diversidad funcional). La mayor parte de los jugadores nuevos suelen formar parte del grupo de delanteros inicialmente, sin importar el tamaño.

Además, las melés no disputadas eliminan la necesidad de tener jugadores de primera línea especializados, por lo que esta se convierte en una posición adecuada desde la que aprender a jugar. Los Warriors suelen incluir a 6 jugadores con diversidad funcional en el pack de delanteros y al menos dos en los tres cuartos. Las implicaciones posicionales del juego de tres cuartos y el hecho de estar más expuesto, en mi opinión, hace que estas demarcaciones resulten más difíciles para ellos.

Las mayores fortalezas del rugby residen en la cultura de equipo y en su componente eminentemente físico. Estos elementos serán siempre un gran refuerzo cuando las cosas se tuerzan.

Las recompensas que ofrece el rugby Mixed Ability no son necesariamente victorias. A fin de cuentas, la auténtica victoria en estos casos tiene lugar en el momento en el que el árbitro hace el pitido inicial. Desde ese momento, estas personas son jugadores de rugby. Formarán parte de la historia de este deporte y tendrán algo en común con cualquier otro jugador o exjugador, a cualquier nivel.

Dan Cookson,  de los Bumble Bees A pesar de que seguramente entrenes a un equipo con jugadores de edades distintas, tienes que considerar que no habrán tenido ninguna formación de rugby previa, ni demasiada experiencia más allá del rugby cinta. Los jugadores nuevos siempre darán el máximo por tratar de compensar este déficit.

Si puedes, intenta crear un ambiente ameno, que se centre en las fortalezas de los jugadores y no en sus limitaciones. A veces, me doy cuenta de que una sesión de entrenamiento estrictamente planificada es demasiado exigente para algunos jugadores. Me apoyo en jugadores experimentados y en otros entrenadores

para seguir con el plan de trabajo, mientras que yo me centro en adecuar las sesiones a aquellos con ciertas dificultades.

Durante los primeros partidos, me di cuenta de que los movimientos entrenados no funcionaban del todo, pero que gracias a nuestra persistencia todos los jugadores pasaron a formar parte del equipo. Utilizar estructuras fijas también ayuda a los chicos con diversidad funcional a seguir el movimiento del balón.

No olvidéis que no necesitamos que los otros equipos tengan jugadores con diversidad funcional para poder jugar, sino que tengan jugadores dispuestos a poner de su parte para que todos puedan sentirse involucrados.

Daniel Fernández – Entrenador Pumpas XV y IMAS Suramérica El rugby es un medio para hacer amigos, para divertirse y educarse y cuando nos juntamos a entrenar tratamos de mejorar  la técnica, por este motivo el rugby  Mixed Ability es un deporte que todos podemos jugar.

Quiero hacer una reflexión con respecto a las personas que participan y proporcionar conclusiones que pudimos aprender en estos dos años que venimos jugando MA.

  1. Tener claro el objetivo y la mirada de quienes participan dirigiendo.

La base de quienes conducen debe ser sólida en cuanto a la visión (todo lo que hacemos es de y para los que integran el equipo). El Manifiesto es para entenderlo, enseñarlo y aplicarlo.

  1. El trabajo en equipo está muy relacionado con la formación y educación de los facilitadores (jugadores con experiencia que poseen buena comprensión del juego y su rol en todos los ámbitos para enseñar a superar barreras a las personas que presenten dificultades para adquirir autonomía e independencia. Esta es una clave fundamental del éxito porque la función de los facilitadores es dentro y fuera de la cancha donde la capacitación en valores y abordajes pedagógicos no puede faltarles.
  2. La inclusión y la diversidad son el camino hacia una sociedad mejor donde TODOS nos beneficiamos. En el Mixed Ability participa la comunidad del club, la familia, amigos y toda la familia del rugby mundial donde todos juntos brindan un mensaje a la sociedad abriendo caminos donde antes pocos se animaban.

Entones si

A todas las persones, participar, pertenecer y sentirse útil nos mejora la autoestima y da confianza. Nos hace sentir protagonistas lo que comienza a brindar identidad y socialización para luego trasladarla a todos los ámbitos de nuestras vides. El deporte hace que los hábitos que nos enseñan en nuestros hogares comiencen a tener sentido, de esta manera nuestras actividades cotidianas serán de mayor calidad ya que se disfrutan y comparten. Nuestras actividades estarán íntimamente relacionadas con las de jugador de rugby (mirar en tv partidos de rugby, comprar en tiendas ropa deportiva de rugby, entrenar, ir al gimnasio, alimentarse sanamente, descansar, organizar y preparar ropa para asistir a entrenamientos y partidos, asearse solo…)

“Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede ser.”  – Johann Wolfgang von Goethe

A todas las personas les gusta ser mejor y cuando uno enseña también aprende y en ese ida y vuelta las personas se llenan de energía positiva, alimentan el espíritu y eso se transforma en impulso para seguir realizando acciones • a todas las personas que hemos compartido con personas que tienen un certificado de discapacidad intelectual sabemos que el intercambio ha sido positivo y nos dimos cuenta que la inclusión social y la diversidad nos benefician a TODOS

Por estas razones el rugby Mixed Ability es un gran modelo de camino a recorrer hacia una sociedad mejor. El rugby Mixed Ability reúne estos componentes y a través del rugby como herramienta está creciendo aceleradamente en todo el mundo como icono de inclusión social y deportiva.

Para que todo esto suceda es imprescindible que quienes dirigen y enseñan posean una mirada apreciativa de las personas.

SESIONES DE PRUEBA:

Las sesiones de prueba deben de estar enfocadas hacia la diversión y hacia la inclusión de todas las personas que acudan a entrenar. Muchas de estas personas nuevas no habrán tocado un balón de rugby antes, por lo que parte de un conocimiento nulo y ve introduciendo habilidades poco  a poco.

 

 

 

Leonardo Bortheiry Schiafino. Coordinador CRUC- Rugby Inclusivo

Silvina Mosquera Genllot – Psicóloga Centro Matices y Psicóloga Rugby inclusiv